1/3

La sedación consciente se logra a través de la mezcla de dos gases, el Oxígeno y el Óxido Nitroso, los cuales se administran de manera no invasiva y son inhalados a través de una naricera.

Con esto se busca bajar niveles de ansiedad en los pacientes de más difícil manejo o con mucho temor a la atención dental, o para procedimientos de larga duración tanto para niños como para adultos.

Durante el procedimiento el paciente está despierto y es capaz de comunicarse con nosotros.

Al momento de terminar la atención el efecto desaparece rápidamente sin alteración de la conciencia posterior, permitiendo volver a tu actividad normal de inmediato, siendo un procedimiento muy seguro.